Una campaña en “igualdad de condiciones”

A pocos días de una nueva elección presidencial y parlamentaria, cabe recordar las nuevas reglas del juego que regulan el financiamiento a las campañas, reforma que intenta corregir los vicios ocurridos en las elecciones del 2013, cuando los comandos recibieron grandes sumas de dinero en calidad de aportes anónimos y reservados, cuestión que encendió el debate sobre la relación entre los grandes grupos económicos y la clase política.

En este contexto, Kenneth Bunker, profesor de ciencias políticas de la Universidad Central y experto en temas electorales, señala que este año se espera un cambio al respecto pues “la nueva ley dispone la prohibición de aportes privados para el financiamiento de una campaña política”.

Kenneth Bunker

Esta vez, la normativa sólo permite fondos entregados por personas naturales y por un monto máximo de $13 millones para cada uno de los candidatos. A su vez cada candidato tiene la obligación de informar al Servel los gastos que se hicieron por concepto de campaña electoral. Para ello disponen con un plazo de dos semanas posteriores a la realización de la votación correspondiente.

Los especialistas esperan ver el contraste entre estos dos periodos electorales (2013-2017), con candidatos, supuestamente, compitiendo en igualdad de condiciones. “La competencia de los candidatos será bajo un mismo parámetro económico”, subraya Bunker.

Los principales beneficiados con estas medidas serían los parlamentarios en ejercicio. “Los diputados y senadores se hacen un nombre por el trabajo realizado en los distritos que representan, y después la gente los conoce, el titular deja una marca y genera una ventaja respecto a cualquier otra persona que quiera optar al cargo” sentenció el experto electoral.

Texto y Foto: Roberto Ramírez/José Pineida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *